Insight catcher

Insight catcher

Nuestro mayor fuerte es que somos Insight catchers.

A través de los años y la experiencia hemos aprendido a captar, integrar en el contexto, ayudar a que se realice un correcto archivo y gestión del conocimiento y, en su caso integrar y desarrollar las ideas generadas.

Para nosotros lo interesante de descubrir esos insights es que pueden ser de cualquier ámbito de la organización, y siempre son una pista para mejorar.

A parte de diseñar metodologías, hemos liderado sesiones de innovación para comunicación, new business, negocio, Comités de crisis, etc.

Nuestra habilidad para el pensamiento lateral y entrenamiento creativo nos ha permitido dirigir con éxito todo tipo de sesiones de trabajo.

La clave es no perder el objetivo de vista, y si no se puede ir directo, dar vueltas, retroceder, empezar de nuevo o lo que toque, tirar del azar y la intuición también funciona. 😉

Reflexiones sobre la ética y los valores en las personas y sus proyectos…

Quisiera compartir las virtudes que veo en un problema que veo demasiado a menudo: la falta de ética y los valores en la economía.

Uno de los principales aprendizajes, -y cuanto mayor me hago, más me doy cuenta- es que el tiempo pone todo en su sitio, y “por sus actos les conoceréis”.

Después de muchos años colaborando con personas de todo tipo, me doy cuenta que hay personas que predican unos valores, sin embargo luego en sus acciones muestran lo contrario.

Recientemente una persona que predica economía justa, quiso obligar a una persona colaboradora y amiga nuestra a hacer spaming.

¿… ?

¿no ha entendido nada?… ni en la economía, ni en las relaciones humanas, ni en la comunicación se debe faltar a los valores y por tanto a la coherencia. Así, … esa consistencia dará la reputación positiva merecida.

Para mi la raíz del problema es la competitividad. Esta persona creía que el fin justifica los medios… y ni un buen fin justifica malos medios.

Lo que realmente me preocupa es, cómo hacer ver a esa persona que se debe ser consecuente, y más cuando estás al servicio. Porque siempre “La bondad de la acción resarce.”

 

Reputación Online (III) más que hacer saber.

Igual que en el mundo tradicional, en Internet, debemos:

1º SABER HACER, 2º HACER SABER, 3º HACER VALER, 4º MEDIR/ EVALUAR EN INTERNET.

HACERLO BIEN.-

Como responsable de Comunicación digital no estará en tu mano que todas las áreas de la organización funcionen eficientemente, pero deberás Planificar tu labor, así como realizar (o colaborar en la creación de) un plan de Crisis online, y recomendar que exista uno de Comunicación en general, que incluya internet.

Además, deberás informar al departamento /persona responsable en el caso de que encuentres algún aspecto a mejorar de la organización mediante las redes sociales, foros o búsquedas de información, etc.

En Relaciones Públicas para HACERLO BIEN, toda la organización debe estar alineada con la misión y visión corporativa, compartir los valores y filosofía de la misma, así como seguir el camino de la excelencia.

Aunque se afirme lo contrario en muchos foros académicos, la Excelencia no es un objetivo, es un camino de mejora continua, y la búsqueda de este camino debe ser un valor corporativo.

HACERLO SABER.-

Una vez sabemos cuál es nuestra Identidad Corporativa (IC); conocemos los públicos objetivos, el entorno (mercado) en el que estamos y quiénes y qué son nuestros competidores, sólo entonces, podemos definir un objetivo de Comunicación y una estrategia para llevarlo a cabo, teniendo en cuenta qué mensajes vamos a dar a de estos públicos, mediante qué medios, con qué recursos y cómo vamos a evaluar los resultados de las acciones.

Es importante haber definido la identidad corporativa y los atributos de marca en el Manual de Identidad corporativa. (o pedir que Dirección de Comunicación /Marketing se ocupe).

La Identidad Corporativa es la suma de la identidad gráfica: logos, colores, señalética, tipografías, etc., y la abstracta: Misión, Visión, Filosofía, valores. Por lo que el Manual de Identidad corporativa (IC), contendrá una descripción “Libro de estilo”, con la identidad gráfica y una descripción de los aspectos abstractos de la identidad.

Tener definida la identidad abstracta, nos ayudará a construir los valores de marca y los mensajes.

Esta identidad deberá de ser la misma on que off, y por ello, un buen Manual de IC, contendrá también la línea gráfica que debemos tener en internet. De esta forma, el conocimiento está en la organización mediante su documentación, y no en las personas.

Gestión de la Identidad Corporativa es una metodología de intervención para la optimización de la Reputación Digital, siendo este un proceso continuado y circular de observación, decisión y actuación, donde la evaluación y continuo análisis nos permite adaptarnos a la realidad.

 

HACER VALER

Hacer valer a la organización es el aspecto más complejo, pues se trata de dar valor emocional e intelectualmente a la organización. Para ello debemos recordar que la comunicación es bidireccional y nuestra labor es crear relaciones a largo plazo con nuestros targets; puesto que si Hacemos saber unidireccionalmente y de forma no adaptada a cada público, no estamos comunicando sino informando.  Así que el secreto de Hacer valer lo que somos, es sobre todo fomentando la interactividad con nuestros públicos.

 

Reputación Online (II)

La Reputación Online Corporativa es aquella aflora en internet y podemos medir mediante internet, siendo la resultante de nuestro desempeño e imagen que proyectamos on y offline.

Es importante tener en cuenta que, aunque en internet podamos medir toda la reputación que haya sido reflejada mediante las opiniones y forma de actuar en el medio, no tiene por qué ser la reputación real, porque no todos las personas con un juicio /imagen formada sobre nuestra organización la manifiestan en internet, ni incluso tienen acceso a él. (la brecha digital es cada vez menor, pero sigue siendo una realidad en España) [Descargar informe EGM datos de audiencia de internet. Marzo 2014]

La suma de la Reputación dentro o fuera de los medios digitales puede ser distinta.

Internet ha facilitado la generación de mayor número informaciones, positivas y negativas… de calidad y parciales… reales y falsas; lo que ha supuesto consecuentemente un crecimiento de interés de las organizaciones por gestionar su imagen / reputación en la red, como medida de prevención, reacción o generación de reputación positiva, exclusiva y perdurable

El mundo digital implica FACTORES:

  • TÉCNICOS.- Es necesario de tecnología para participar de los medios digitales.
  • FÍSICOS.- Al no existir “contacto” físico, sino conceptual y simbólico (web, noticias, etc.),  se debe entender la reputación digital como algo paralelo a la reputación tradicional, pero que a la vez se suma a esta.
  • TEMPORALES.- El acceso a hemerotecas y recursos antiguos en el mundo tradicional, supone  que ciertas informaciones se pierden con el tiempo (positivas y negativas), pero en Internet, la información perdura. Además, y mucho más importante, en Internet se puede encontrar y comunicar informaciones en tiempo real.
  • GEOGRÁFICOS.- El espacio virtual supone globalidad, mientras que la reputación “tradicional” es fundamentalmente local; a no ser que se comunique a través de otros medios globales: cine (documentales), TV, y prensa.
  • SINTÁCTICOS.- Es necesario adaptar el leguaje y la sintaxis al medio digital, para su mejor comprensión y optimización del mismo.
  • RELACIONALES.- Los usuarios de plataformas digitales (internet, móvil, etc.) interactúan con ellos de forma distinta a como lo hacen con otros medios y herramientas. Siendo además esta interacción proactiva.

La Reputación Online tiene por tanto unos componentes distintos e intrínsecos al medio digital, pero la Reputación es la misma, lo que es distinto es:

  • La forma de alcanzarla,
  • Los factores que la determinan,
  • Dónde se crea (espacios virtuales).

Por todo lo anterior podemos decir que las Ventajas que permite en medio digital/online para la Gestión de la Identidad Corporativa son:

–       Multimedia.- Puedes ofrecer materiales informativos, didácticos, lúdicos, etc. En diferentes formatos lo que favorece la comunicación y las relaciones con tus públicos objetivos; y por lo tanto ayuda a conseguir los objetivos de Relaciones Públicas y Comunicación Corporativa: Informar, comunicar e integrar personas.

–       Inmediatez.- Permite establecer comunicaciones en tiempo real y de forma cualitativa y cuantitativamente mejor que los medios tradicionales, en términos de personalización, retorno de la inversión, etc. Esta inmediatez favorece además que podamos gestionar más rápido las crisis de imagen.

–       Medición.- el carácter tecnológico del medio, permite hacer un seguimiento de todo lo que sucede en internet (que no sea un espacio privado de los usuarios).

–       Maximización de la reputación online.- Internet es una red tecnológica de  personas, de comunidades, etc.; y por lo tanto, que la reputación positiva se manifieste en internet supone además que aumente exponencialmente, al ser internet el 2º mejor medio para la prescripción, después de las relaciones personales “tú a tú”.

Volvemos a Inspirarnos: Reputación Online (I)

Desde hace casi un año que no hemos subido nada a nuestro blog… hoy puede ser un momento ideal para hacerlo.

Queremos compartir con vosotros nuestro conocimiento en pequeñas cápsulas, y hoy hablaremos de Reputación Online.

 REPUTACIÓN ONLINE

Comprender qué es la Reputación Corporativa, es básico para gestionar de forma coherente la Identidad Corporativa y por tanto la Comunicación de la organización en Internet.

También es muy importante conocer todos los aspectos y dimensiones de la Reputación para una correcta Planificación estratégica de optimización de la Comunicación digital, facilitar así la función comunicativa de la organización.

“La mujer del césar no solo debe ser honrada sino parecerlo”

Cayo Julio César.

Definición de Reputación Corporativa según la RAE:
Reputación. (Del lat. reputatĭo, -ōnis).

1. f. Opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo.

2. f. Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo.[1]

 

“La reputación es un activo de construcción social, que es creada y mantenida a través de un proceso de legitimación” (Rao, 1994).

“La Reputación es una percepción mental compartida socialmente. Es decir, cuando las Imágenes Corporativas (percepciones individuales) coinciden de forma mayoritaria, se constituye la Reputación Corporativa, que no es más que la suma de lo que muchos “alguien” piensan/sienten sobre algo/alguien.”

No es correcto académicamente hablar del concepto tan extendido en los últimos 15 años de la GESTIÓN de la reputación (sea offline u online), porque las percepciones NO se pueden gestionar, por definición. Os recomendamos esta Conferencia Dra. Kathy Matilla, 2013 sobre estrategia de Reputación Online

La Reputación Corporativa[1] es por lo tanto el conjunto de percepciones que tienen sobre la empresa los diversos grupos de interés con los que se relaciona (stakeholders/ públicos objetivos), tanto internos como externos. Es resultado del comportamiento desarrollado por la empresa a lo largo del tiempo y describe su capacidad para distribuir valor a los mencionados grupos.  Gestionar la Comunicación en pro de la Reputación implica gestionar “la realidad” de la organización y asegurar que esta gestión es percibida por los grupos de interés (“percepción”); es por ende la imagen que proyecta la organización en función de su ética y compromiso social, además de cómo reflejo de su función en la sociedad.

Así que lo único que sí puede gestionarse es la IDENTIDAD CORPORATIVA (lo que se es/lo que se hace)… y, a continuación, ponerse a observar si las percepciones que se generen con ese ser/hacer de alguien coincidan con las deseadas por el que hace/es. Si se ha hecho un buen trabajo, el resultado será que lo que quiero proyectar como organización/persona, es igual a lo que los demás perciben que proyecto.

Esta máxima de las Relaciones Públicas: HACERLO BIEN Y HACERLO SABER fue definida por Ivy Ledbetter Lee, a principios del S.XIX, ha sido ampliada en la actualidad con HACERLO VALER; de tal forma que no sólo es importante que nos conozcan (NOTORIEDAD), sino que lo que piensen de nosotros sea en positivo.

Debemos tener en cuenta que en el ámbito de la Comunicación de Influencia existe un amplio margen de incertidumbre en la relación circular entre creación de valor y reputación; por lo que tenemos que trabajar para que nuestra organización lo haga bien, lo haga saber y lo haga valer, y así lograr la mejor reputación positiva posible.

La cita de Oscar Wilde “Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen mal de ti, y es que no hablen de ti”, es errónea si se interpreta como: “que hablen aunque sea mal”, porque lo importante es que la notoriedad sea alta y que la imagen sea lo más positiva posible, ósea, que tengamos una reputación positiva, o no tengamos ninguna reputación, pero que esta no sea negativa.

La gestión de la Comunicación puede implicar a cualquier tipo de organización (empresa, administración pública, corporativa, ONG, institución académica, etc.) y/o a una persona (ya sea pública o con objetivo de serlo), pero a partir de ahora nos referiremos a organizaciones y/o personas indistintamente, pues los modelos y teorías son aplicables a ambas teniendo en cuenta sus distintas características, ya que ninguna organización y/o persona es igual otra.

[Idea clave]
Nuestro objetivo será pues gestionar qué es y qué hace la organización/persona, y darle valor en el contexto en el que está, buscando que la imagen que esta proyecte sea exclusiva, positiva y perdurable y genere una reputación que favorezca los intereses de la organización y le ayude a cumplir su misión corporativa.

[1] http://www.aeca1.org/revistaeca/revista68/15artrev68.htm