Quisiera compartir las virtudes que veo en un problema que veo demasiado a menudo: la falta de ética y los valores en la economía.

Uno de los principales aprendizajes, -y cuanto mayor me hago, más me doy cuenta- es que el tiempo pone todo en su sitio, y “por sus actos les conoceréis”.

Después de muchos años colaborando con personas de todo tipo, me doy cuenta que hay personas que predican unos valores, sin embargo luego en sus acciones muestran lo contrario.

Recientemente una persona que predica economía justa, quiso obligar a una persona colaboradora y amiga nuestra a hacer spaming.

¿… ?

¿no ha entendido nada?… ni en la economía, ni en las relaciones humanas, ni en la comunicación se debe faltar a los valores y por tanto a la coherencia. Así, … esa consistencia dará la reputación positiva merecida.

Para mi la raíz del problema es la competitividad. Esta persona creía que el fin justifica los medios… y ni un buen fin justifica malos medios.

Lo que realmente me preocupa es, cómo hacer ver a esa persona que se debe ser consecuente, y más cuando estás al servicio. Porque siempre “La bondad de la acción resarce.”